• Asegúrese de que tanto la nueva instalación, como cualquier modificación o revisión, la realiza un instalador de gas autorizado, y que forme parte de una empresa autorizada registrada en la Dirección General de Industria y Minas, en nuestro caso Nº Registro Industria 202516 IGB 6463.
  • Conserve las instrucciones de uso, mantenimiento, peligrosidad o condiciones de seguridad de los aparatos.
  • Vigile que la combustión de los aparatos de gas sea la correcta: la llama debe ser de color azul y no amarilla. Si observa algún problema, solicítenos una reparación.
  • Evite corrientes de aire y derrames de líquidos que puedan apagar la llama.
  • Hay que estar pendiente de la fecha de caducidad de los elementos de las instalaciones y sustituirlos antes de que se cumpla esa fecha.
  • No obstruya nunca las rejillas o salidas de ventilación. Una deficiente ventilación puede provocar riesgo de intoxicación.
  • Si huele a gas, cierre la llave general del gas, abra las ventanas y puertas, no encienda una llama o una chispa y no accione interruptores eléctricos.
  • En instalaciones de gas butano/propano, revise que el regulador y el tubo flexible estén en buen estado y su caducidad.
  • No guarde botellas de gas cerca de zonas de altas temperaturas, como fuegos, etc. Colóquelas en sitios ventilados.
  • Si dispone de chimenea particular, conviene revisarla de vez en cuando para que no esté obstruida por hojas, nidos, etc.
  • Conserve el último certificado de recisión que haya realizado.