En la mayoría de los hogares españoles existen instalaciones de gas canalizado o de gas envasado (butano, propano, etc…), por lo que es necesario asegurarse de que han pasado las correspondientes revisiones e inspecciones, y, están al día.

     El titular de la instalación (el propietario del inmueble) o los usuarios (arrendatarios) son los responsables de su mantenimiento, conservación y buen uso. Ruizgas S.L., recuerda las obligaciones que tiene para que sus instalaciones tengan un correcto funcionamiento.

     Los consumidores deben realizar un mantenimiento periódico de todas las instalaciones fijas de climatización (calefacción, calderas, calentadores, refrigeración, etc.).

     En función del tipo y potencia del aparato, la periodicidad de las actuaciones, es la siguiente:

  • Calderas murales de gas de potencia inferior o igual a 70Kw, cada dos años.
  • Calentadores de agua caliente sanitaria a gas potencia inferior o igual a 24,4Kw, cada cinco años.
  • Calentadores de agua caliente sanitaria a gas de potencia superior a 24,4Kw e inferior o igual a 70Kw, cada dos años.

     Las inspecciones tienen esta periodicidad, tanto para gas canalizado (gas natural) como para gas envasado (butano, propano).

  • Gas canalizado, la revisión periódica de sus instalaciones es cada cinco años. La empresa distribuidora (Gas Natural, Endesa) esta obligada por ley a dicha inspección, que consistirá en revisar la instalación, que no existan fugas de gas y que el aparato tenga una buena combustión, por lo que, si no hemos llevado a cabo un buen mantenimiento de nuestro aparato, la empresa distribuidora podrá precintar la instalación. La inspección la paga el consumidor, que recibirá el cargo en la siguiente factura de gas.
  • Gas envasado (butano, propano), la revisión periódica es cada cinco años. El titular debe buscar una empresa instaladora habilitada para que lleve a cabo la revisión. Sera abonada por el usuario.